Comenzamos el mes Josefino, con todos los eventos en honor a nuestro Señor San José
........................................................
Share

“Madre es el nombre de Dios, en el corazón del hijo"

 Moreno Ortiz Areli Jazmín.

¿Hablar del amor? Puede ser fácil ¿Hablar  sobre metas y objetivos? También lo es. Hablar de la sociedad y la problemática que enfrenta?  Es posible, pero… ¿Hablar de todo esto, centrado en una sola persona? Mi madre. El ser hermoso que me regaló la vida, que sin conocerme, sin verme, sin poder tocarme, ya me amaba, y que a  pesar de todo lo que pasó por su vida, no le importó luchar por mí, su primera hija.

Jamás olvidaré sus dulces palabras que me marcaron para siempre me dijo: “Contigo he aprendido a ser mamá y a darle el verdadero valor a lo que amo.” Con esta declaración me hizo saber que no estoy sola, que tengo una excelente  guía frente a mí. Pero hay un regalo más grande, que a lo largo de éstos escasos 15 años me  ha estado ofreciendo y es la bendición más grande que puedo tener de su parte, me ha dado a Dios. Por eso, admiro su gran dedicación al recordar que de pequeña, Dios le dio una paciencia  y sabiduría enormes cuando me enseñó a persignarme, a decir cada una de las palabras del Ángel de la Guarda, el Padre Nuestro, a no levantarme sin antes darle gracias a Papá Dios, porque permitió que mis ojitos se  abrieran una vez más, a no ir a dormir sin antes agradecerle el Don de la vida, el alimento de cada día, por los bienes tanto materiales como espirituales, en fin, ser agradecida con Dios por todo lo que soy y lo que poseo.

 Éstas y todas las acciones que hace mi mamá son las más valiosas para mí, pues comprender la etapa por la que vivo, las necesidades que enfrento, escucharme,  ayudarme; convertirse en enfermera, chef, maestra, narradora de cuentos,  cantante, psicóloga y además que, todo eso se multiplique por tres, es una gran muestra de Dios aquí en la tierra, pues todo está fundamentado en el amor.

 

Dedicarme a decir todas las acciones hermosas que realiza mi mamá… yo siento que es algo muy difícil, pues nunca terminaría, como cuando ocurre una discusión, sé que ella estará siempre ahí con los brazos abiertos para perdonarme, pues si ve que el camino no es correcto, ella me ayuda a enderezarlo, porque por amor, quiere lo mejor para mí, por  eso me encanta hacer que se sienta orgullosa de mí y de mis logros, para que se refleje que el amor que tiene por su hija, es correspondido y está dando frutos, desde un simple: “¡Qué rica estuvo la cena mamá, gracias!” hasta un gracias por todo mamá, porque considero que está haciendo un excelente trabajo en la ayuda de la construcción de mi persona, tanto en el ámbito profesional como en el espiritual y emocional.

“Madre, es el nombre de Dios, en el corazón del hijo” frase que está grabada y comprendida en mi mente y en mi corazón, porque muestra el verdadero amor, el que perdona, el que no pide nada a cambio, el que espera, el que es fiel, el que todo soporta, y solamente me resta decir: ¡MUCHAS GRACIAS, MAMÁ!

 

Esta pequeña reseña fue inspirada por lo maravillosa que es mi madre, es algo de lo poco que puedo escribir de ella, porque son infinitas las cosas que ha hecho por mí.

 

       

 

Share